LA TIJERETA: GRAN FORTALEZA FRENTE AL MAL DE RÍO CUARTO

En esta campaña, la principal enfermedad del maíz ya dio señales de alerta para tener en cuenta.

El Mal de Río Cuarto (MRCV) es la enfermedad más peligrosa para el maíz, ya que puede generar pérdidas de producción totales en los cultivos en la región templada argentina. Utilizar híbridos tolerantes a esta virosis es la mejor herramienta que tiene a su alcance el productor para escapar a los ataques y evitar los daños, potencialmente muy grandes.

En noviembre de 2018 la población de chicharrita -el insecto vector del virus- aumentó notablemente, causando alarma entre productores y técnicos. No obstante, no se registró mayor presión (incidencia y severidad) de MRCV en los cultivos durante esa campaña.

Pero en la actual, en cambio, la población de chicharrita se presentó dentro de los niveles normales. Sin embargo, la presión de la enfermedad observada en el Campo Experimental de Bayer ubicado en Río Cuarto (zona endémica) es mayor que en la campaña anterior, informan los especialistas que siguen de cerca el problema.

Utilizar germoplasma tolerante al MRCV es esencial para evitar las pérdidas de producción y rendimiento en los cultivos de maíz. Es importante, además, hacer monitoreos y mantener al mínimo la población de chicharrita, el insecto vector del virus.

Hay que tener en cuenta que inviernos benignos permiten sobrevivir mejor a las chicharitas en cultivos huéspedes como el trigo, la avena y los verdeos de invierno.

Asimismo, condiciones ambientales que generen estrés en las plantas hasta el estadio V4 (4 hojas extendidas) son determinantes, ya que favorecen el desarrollo de la enfermedad y generan una mayor severidad de los síntomas.

Asimismo, condiciones ambientales que generen estrés en las plantas hasta el estadio V4 (4 hojas extendidas) son determinantes, ya que favorecen el desarrollo de la enfermedad y generan una mayor severidad de los síntomas.

 “La única herramienta que el productor tiene para protegerse del Mal de Río Cuarto es usar materiales resistentes a la enfermedad”, indicó Marcelo Melani, fitomejorador de maíz de Bayer, quien trabaja en la estación experimental que la compañía tiene en la zona de Río Cuarto, epicentro del problema.

En este contexto, los híbridos de La Tijereta ofrecen muy buen comportamiento frente a MRCV, garantizando estabilidad y buenos rendimientos en todos los ambientes. Se trata de una performance que asegura la rentabilidad que los productores necesitan.

Entre los materiales destacados de la marca vale la pena citar los siguientes:

  • LT 723 VT3P - Es el híbrido de mejor performance frente a MRCV del portfolio. Excelente potencial de rendimiento.  Se destaca por su estabilidad. Mantiene su competitividad en todos los ambientes. Muy buen comportamiento frente a tizón. Gran fortaleza de caña y raíz. Ciclo intermedio.
  • LT 720 VT3P - Muy buen comportamiento frente a MRCV. Gran estabilidad de rendimiento, excelente comportamiento en todos los ambientes. Buena sanidad y buen perfil agronómico. Relación precio-calidad muy competitiva. Ciclo intermedio.
  •  LT 719 VT3P - Alta tolerancia a MRCV. Muy buen potencial de rendimiento. Gran estabilidad. Muy buena fortaleza de caña y raíz. Ciclo intermedio corto. Es el más precoz del portafolio.
  • LT 623 VT3P - Alta tolerancia a MRCV. Estabilidad garantizada. Ideal para ambientes heterogéneos. Muy buen comportamiento en siembras tardías. Excelente fortaleza de caña y raíz. Ciclo intermedio.

En esta campaña, con el Mal de Río Cuarto metiendo presión, los maíces La Tijereta demuestran una vez más su fortaleza frente a la enfermedad y su gran estabilidad. Con estos híbridos, los productores están tranquilos y tiene la rentabilidad asegurada.

This browser is no longer supported. Please switch to a supported browser: Chrome, Edge, Firefox, Safari.