Maíz tardío: altos rindes y baja humedad de cosecha

En el campo Los Álamos, cerca de Tandil, Javier Vidaguren sembró el LT 720 VT3 PRO sobre papa y con baja densidad. Esperaba 7.500 kg/ha pero llegó a sacar más de 11.000 kg/ha. En esta nota, lo cuenta junto al joven asesor Franco Di Giano.

Con rendimientos muy por encima de lo esperado, tratándose en este caso particular de un planteo defensivo de siembra tardía y baja densidad de semilla, el LT 720 VT3 PRO se destacó de manera notable durante la reciente campaña en el partido de Tandil.

Javier Vidaguren, responsable del establecimiento Los Álamos, apostó por este híbrido que -si bien expresa su mayor potencial en ambientes por encima de los 90 qq/ha-, también viene mostrando muy buena competitividad en ambientes medios dentro del portfolio de La Tijereta.

“El año pasado fue la primera vez que hicimos maíz: habitualmente hacemos trigo, soja y algo de girasol. Fuimos por el híbrido LT 720 debido a que los ensayos de rinde en la zona nos daban una buena perspectiva de potencial para esta primera campaña”, explica el productor.

La siembra se llevó a cabo entre el 4 y el 6 de noviembre y la cosecha el 26 de junio, con 14,5% de humedad. Franco Di Giano, representante técnico comercial en la firma AgroVeterinaria Schang, de la Red Selecta (con sedes en Azul y Tandil), menciona que la elección de este material se definió a partir de evaluar con el productor “un planteo más defensivo en cuanto a rendimiento”.

“La expectativa partía de los 7.500 kg/ha, conociendo la zona en la que nos encontramos, pero sabiendo el potencial que podría llegar a tener el LT 720 VT3 PRO en estos suelos”, recordó Di Giano.

Según precisó Vidaguren, “la campaña arrancó bastante complicada; veníamos de una seca, pero tuvimos mucha suerte con las lluvias. En la etapa crítica tuvimos 230 milímetros bien distribuidos. Una buena combinación de lluvia y temperatura fue una muy buena forma de empezar a hacer maíz”.

Sobre rastrojo de papa

Explicó que la experiencia de ubicar el híbrido sobre un rastrojo de papa también fue una buena forma de comparar potenciales en función de antecesores y una alta fertilización residual.

“Si bien la ambientación, según como venían las rotaciones, no fue la mejor porque el cultivo quedó más sobre las lomas que sobre los bajos, el resultado fue muy bueno y nos dejó muy conformes”, resume Vidaguren.

Respecto del planteo técnico, se optó por sembrar a 70 centímetros entre líneas, con 45.000 plantas por hectárea. “Tuvimos un porcentaje de logro muy alto: los promedios nos daban 44.500 plantas y un alto porcentaje de plantas con dos espigas; también una buena cantidad de grano por espiga”, enumeró el productor.

A la siembra, se incorporaron 50 kg/ha de MAP azufrado sobre el rastrojo de papa y 100 kg/ha de MAP en los demás ambientes. La fertilización se completó con una aplicación, en una única etapa, de 160 kg/ha de urea en todo el lote.

“Hicimos un control temprano de malezas, un muy buen barbecho para controlar raigrás resistente, y después el cultivo anduvo muy limpio; de hecho, algunas aplicaciones que teníamos previstas las suspendimos”, precisó el responsable de Los Álamos.

Rendimientos por encima de las metas

Al momento de enumerar los resultados, Vidaguren pondera que las metas fueron más que cumplidas. “Tuvimos lotes arriba de 11.500 kilos y otros más grandes de 10.200, cuando habíamos planificado la campaña con rindes de 7.500 kilos. ¡Nos llevamos una muy buena sorpresa!”, dijo.

Luego, cuando avanzó el cultivo, la expectativa de rinde fue subiendo a 8.500 kilos y terminó por encima de los 10.000, con gran uniformidad. “Si bien buscamos compensar los ambientes que venían de papa con los demás, no tuvimos prácticamente diferencias”, amplió. “En algunos de los lotes que no venían de papa tuvimos incluso mejor rendimiento. Eso nos deja ver que el híbrido funciona mejor aún en condiciones normales”, afirma.

También destaca que “esta experiencia en un planteo de siembra tardía y con baja densidad logró superar rendimientos de 10.000 kg/ha y 11.000 kg/ha, con un promedio de campo de 10.400 kg/ha, y una humedad de cosecha de 14%.  Es un híbrido que nos deja muy satisfechos y nos da mucha tranquilidad en cuanto a que nos va a acompañar bien en la nueva campaña”.

Remarca, a la vez, que con el citado planteo, en Los Álamos el LT 720 estiró los 11.000 kg/ha en algunos sitios del campo. “En esta zona se practican mucho las siembras más tardías, en la primera quincena de noviembre, buscando retrasar y ubicar el período crítico del cultivo en épocas en las que llueve más, pasando enero y febrero”. 

Al respecto, el ingeniero Di Giano completa que el LT 720 “es un híbrido que se adapta muy bien a esta zona, muy estable, que logra capitalizar muy bien los recursos”.

Al mismo tiempo, menciona que Vidaguren “no sólo logró un muy buen rendimiento, sino también una buena humedad a cosecha, entre 14,5% y 15% de humedad, que es muy positivo para el almacenaje y la entrega”.

Como distribuidores de La Tijereta, Di Giano traza una perspectiva optimista sobre la campaña de maíz 2021/22. “Como canal Selecta Plus comenzamos en la campaña anterior en AgroVeterinaria Schang y es una realidad que los precios de los cereales estimulan tanto a distribuidores como a los productores”, observa.

Agrega que “los productores están con ganas de invertir, utilizar materiales con mejor tecnología y calidad”. “La verdad es que la campaña viene muy bien, esto ha permitido realizar negocios con nuevos clientes, con canjes y otras opciones que facilitan mucho la disposición de los insumos”, completa.

En poco tiempo más arrancará el nuevo ciclo y las expectativas son muy favorables. Las buenas noticias que tienen productores como Vidaguren en materia de rendimientos las alimentan mucho más. ©

This browser is no longer supported. Please switch to a supported browser: Chrome, Edge, Firefox, Safari.